OTROS TEMAS SOBRE EL BIENESTAR

Bienestar material y espiritual

«Hay dos dimensiones que toda persona encarna: el nivel humano y la dimensión del Ser».

Eckhart Tolle
Bienestar: lo que buscamos los seres humanos.

¿Qué otra cosa podrá ser más importante para el ser humano que el Bienestar material y espiritual?

Quizá nada.

Quizá el Bienestar es lo que todos, a diario, buscamos, incluso sin saberlo.

Asumiendo que lo anterior es correcto, ahora la pregunta es la siguiente: ¿qué es el Bienestar y cómo lo obtengo?

En este artículo trataremos de contestar esa doble pregunta. Muy probablemente la pregunta más importante de nuestras vidas.

Empezaremos con la primera parte.

¿Qué es el Bienestar material y espiritual?

Para esta pregunta la respuesta puede variar de persona a persona. Incluso para una misma persona, pueden haber diversos aspectos del Bienestar; diferentes componentes.

En las definiciones de la Real Academia Española sobre el Bienestar encontramos elementos muy interesantes como los siguientes: «conjunto de las cosas necesarias para vivir bien», «vida holgada», «pasarlo bien y con tranquilidad», «buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica».

De lo anterior se puede desprender que el Bienestar puede ser desde algo material y físico, hasta algo más mental y espiritual.

En Having&Being creemos que el Bienestar tiene dos grandes componentes: el material (ligado al Tener o “Having” en inglés) y el espiritual (relacionado a lo que se ha llamado el Ser o “Being”).

No buscamos destacar alguno de ellos por encima del otro.

Estamos convencidos de que cada uno de ellos tiene su lugar en ese importantísimo concepto para los seres humanos, tan básicos e instintivos como sublimes y profundos, que es el BIENESTAR.

Ahora desglosamos los elementos que se pueden considerar como parte de cada uno de esos aspectos, para después poder explorar el cómo acceder a ellos.

  • En el aspecto material se puede incluir la salud del cuerpo (alimentación, ejercicio, descanso y belleza), la seguridad (en la integridad física, como con la seguridad vial por ejemplo) y la prosperidad.
  • En el aspecto espiritual podemos incluir la paz interior, la alegría, el amor, la sobriedad y el servicio.

Interesante, ¿no?

Pero y ahora ¿cómo le hago?

¿Cómo obtengo el Bienestar material y espiritual?

Ya que hemos definido al Bienestar y propuesto sus principales componentes, ¿cómo puedo obtenerlo?

Esa es la otra mitad de la gran pregunta.

Trataremos de responderla por partes.

BIENESTAR FÍSICO O MATERIAL: TENER (HAVING)

El pilar fundamental de la salud: La alimentación

En la salud física lo más importante es la alimentación

“La persona sabia…deja que la comida sea su medicina.” dijo Hipócrates.

En otras palabras, lo que inviertas en nutrición, te ahorrarás en medicina.

Podemos dar excelentes consejos para hacerte «dueño o dueña de tu peso y de tu salud» aplicando un enfoque preventivo. En realidad no es ni difícil, ni complicado.

Simplemente, muchas veces nos faltan la información y herramientas adecuadas.

Es necesario comer menos (déficit calórico) y comer mejor (más proteínas y menos carbohidratos).

Recomendamos revisar nuestros interesantes artículos sobre alimentación y sobre el ayuno intermitente. Se incluyen testimonios.

Bienestar material alimentación
La ALIMENTACIÓN: El pilar fundamental para el bienestar de tu cuerpo y para bajar de peso

El complemento perfecto: El ejercicio

Un segundo elemento para la salud física es el ejercicio.

Si la alimentación es el 70%, el ejercicio es el otro 30%.

Más que por vanidad, es importante estar en forma por salud.

Para aumentar las probabilidades no sólo de vivir más, sino de vivir mejor; con mayor calidad de vida.

No es lo mismo ser un adulto mayor que apenas se puede mover y está en silla de ruedas, a tener un cuerpo fuerte con un «alto» porcentaje de masa muscular aún en la tercera edad.

Los ejercicios compuestos de fuerza para desarrollar músculo son muy importantes para todas las edades.

Bienestar material físico EJERCICIO
Ejercicios compuestos de fuerza para la longevidad con calidad de vida.

Además de ejercicios cardiovasculares en intervalos cortos de alta intensidad que magnifican los resultados en poco tiempo.

Existen muchos obstáculos aparentes para hacer ejercicio: la falta de conocimiento, de dinero o de tiempo. En Having&Being los hemos descartado uno a uno.

Puedes revisar nuestro interesante artículo sobre el ejercicio en nuestro Blog.

La herramienta más subestimada: El descanso

Otro aspecto fundamental para la salud física es el descanso o sueño.

Quizá es la herramienta más subvalorada para mejorar la salud.

El descanso es quizá la herramienta más subvalorada del Bienestar.

Dormir bien y dormir suficiente tiempo conllevan múltiples beneficios para nuestro cuerpo, y para nuestra mente y productividad.

Próximamente escribiremos un artículo sobre el tema.

La cereza del pastel: La belleza exterior

La cereza del pastel de la salud física es la belleza. Muchos lo pueden ver como algo superfluo, lejano o ajeno.

La belleza exterior puede mejorar tu bienestar interior.

En Having&Being creemos firmemente que el Bienestar también se puede incrementar de afuera hacia dentro.

La belleza y cuidado exterior importan tanto para mujeres, como para hombres.

Todos podemos mejorar nuestro aspecto.

Subir de nivel de belleza favorece a tu vida desde el exterior y permite acceder a un mayor bienestar integral.

Estamos convencidos de que la belleza es algo que se puede crear. O más precisamente: se puede incrementar.

No naciste con un nivel fijo de belleza inamovible, sino con un rango de belleza exterior natural.

Tú puedes subir de nivel dentro de ese rango de manera natural. Depende de ti. De tu voluntad, y de la información y las herramientas que tengas.

No es cuestión de ser la más «bonita» o el más «guapo», sino de verte lo mejor que puedas cuidando tu apariencia en un marco integral de Bienestar.

Para conocer más sobre la belleza puedes revisar un interesante artículo al respecto en nuestro Blog.

No es lo más importante pero ahh cómo ayuda: La prosperidad, el dinero y las finanzas personales

Nada más material que el dinero. Algo tan satanizado pero a la vez tan buscado.

Como casi todo, en sí mismo no es malo. La prosperidad puede ser un fiel reflejo de la creación de valor de tus acciones. El problema es cuando se vuelve una obsesión, ya lo sabemos.

Pero hay otro gran problema que es todavía peor que tener mucho dinero: cuando no lo tienes.

O lo que es más preciso: cuando lo que tienes se te va como agua entre los dedos.

Unas finanzas personales sanas constituyen un pilar importantísimo para el Bienestar.

O dicho al revés: el tener problemas financieros te puede provocar graves preocupaciones y sufrimientos personales y familiares.

Este tema es uno de los próximos para ser estudiados a fondo en un artículo de nuestro Blog.

Pero por lo pronto baste decir que la solución, como en un estado de resultados de una empresa, puede venir básicamente de dos partes: mayores ingresos y menores gastos.

Y generalmente lo que está más a nuestro alcance, antes de aumentar nuestros ingresos, es bajar nuestros gastos.

Nos llenamos de gastos que son realmente innecesarios y que están asociados a lo que «creemos» que debemos adquirir. Pero ¿cuántos de esos gastos son realmente indispensables?

Una de las claves para unas finanzas personales sanas, está en la frugalidad o austeridad.

Como lo veremos en un artículo de nuestro Blog, no hace falta tener mucho dinero para tener Bienestar.

Incluso, se puede tener mucho dinero y estar sumido en una vida miserable, llena de sufrimiento y dolor.

Existe una frase que nos enseña mucho: “No es más rico quien más tiene, sino el que menos necesita”. Vale la pena tomarla en cuenta.

BIENESTAR ESPIRITUAL: SER (BEING)

El tesoro más preciado: La paz interior

La paz interior es muy probablemente el componente más importante del Bienestar. Y al mismo tiempo, el más difícil de obtener.

Si la logras, lo demás importa poco.

La ausencia de paz interior podría ser una definición del sufrimiento. Puedes tener salud, belleza, prosperidad; pero sin paz interior de poco sirve todo eso.

Sólo basta pensar en cuántos ricos, famosos y bellos terminan sumidos en vicios y hasta suicidándose.

O puesto en sentido inverso: puedes carecer de belleza o riquezas, incluso no tener salud; pero si tienes paz interior, nada de lo demás importa mucho.

Como ha dicho el Dalai Lama: “si hemos desarrollado paz interior, podemos permanecer en calma sin importar lo que sucede en el mundo exterior”.

El Dalai Lama: «Si hemos desarrollado paz interior, podemos permanecer en calma sin importar lo que sucede en el mundo exterior”.

Ahora bien, si la paz interior es tan importante, ¿cómo puedo acceder a ella? 

La respuesta: venciendo a sus enemigos. O más precisamente: observándolos. Dándote cuenta de que existen, pero que tú y ellos no son lo mismo. No te definen.

Parafraseando a Eckhart Tolle, basta con la luz de tu consciencia para iluminar la obscuridad.

¿Y cuáles son los enemigos de la paz interior?

Los apegos, las resistencias, el ego, la mente descontrolada que piensa compulsivamente en el pasado y en el futuro; la mente que te posee en lugar de que tú la utilices a ella.

Las llaves para la paz interior:

el desapego, la aceptación, el momento presente, el aquí y el ahora, la respiración consciente, la atención plena.

Desgraciadamente, muchos de nosotros tenemos que pasar por un proceso de sufrimiento para acceder a la paz interior.

En este sentido, el sufrimiento puede ser un camino hacia la paz.

«El sufrimiento es necesario hasta que te das cuenta de que es innecesario» ha dicho Eckhart Tolle.

Eckhart Tolle: «El sufrimiento es necesario hasta que te das cuenta de que es innecesario».

Es un tema que requiere un artículo completo al menos. Podemos recomendar revisar en nuestro Blog un post sobre Mindfulness o atención plena.

Beneficios en cascada: La alegría y el amor

Una vez que accedes a la paz interna, estás en terreno fértil para que florezcan la alegría y el amor.

Piénsalo un momento: es difícil (o imposible) estar alegre si no tienes paz interior.

No se puede amar genuinamente a alguien si estás en guerra contigo mismo.

No puedes dar amor, si no te nace desde un espacio interior sereno y en paz.

De la paz, nacen naturalmente la alegría y el disfrute.

Y de ahí al amor, hay solamente un paso.

Te sientes tan bien estando en paz, que estás contento no por algo en específico, “sólo porque sí”.

Y estando en paz y alegre, te nace amar a los demás con amor genuino.

Paz, alegría, amor.

No vez a las personas como enemigos que amenacen tu ego; o como medios para lograr un fin.

No juzgas a los demás, sino que los tratas con tolerancia y compasión.

Tratas de ayudarlos. Comprendes que tú harías lo mismo que ellos si estuvieras en su situación.

Estás en paz, alegre, con amor.

Otro tesoro que está en tus manos pero es bastante escurridizo: La sobriedad

La sobriedad implica el triunfo de la consciencia sobre la mente descontrolada.

Las adicciones como el consumo inmoderado de alcohol, implican una derrota.

Las adicciones son una derrota ante nuestra mente.

Cada vez que una persona recurre a alguna substancia o actividad (alcohol, drogas, cigarros, comida, pornografía, etc.) para cubrir un sentimiento negativo, ha perdido la batalla contra su mente.

Sus apegos y resistencias lo atemorizan y lo atormentan.

Le quitan su paz interior.

Este sufrimiento lo hace buscar algo que lo detenga. Algo que logre calmar el dolor.

Al no encontrarlo en su interior, lo busca en el exterior.

Toma alcohol, se droga, se llena de comida, fuma a cada rato, se hunde en la televisión; lo que sea para adormecer el dolor.

Pero lo que ve como solución, en realidad agrava su problema. Vuelve hábito algo dañino que además, poco a poco, va perdiendo su efecto.

Las adicciones encubren apegos y resistencias.

El dolor, y su causa, subyacen en la raíz.

La sobriedad es un tesoro que ya nos fue dado pero que parece difícil de mantener.

Cada mañana nos la entrega la vida. Pero también cada día la podemos perder.

Si lo vemos bien: depende 100% de nosotros.

Son de esas pocas, pero muy importantes, cosas que están en nuestro completo control.

A menos que alguien nos ponga una pistola en la cabeza, tú puedes decidir no tomar esa siguiente bebida.

En ese sentido, ya no es tan difícil, ¿verdad?

Por supuesto que éste es otro tema para abordar a detalle en nuestro Blog.

La más grande satisfacción: El servir a los demás

También es un tema para un artículo completo.

Nada más gratificante que trascender egoísmos, envidias e individualidades, para ayudar a otros.

El servir a los demás nos ayuda a poner nuestro ego y problemas a un lado.

Sentirte útil. Tener un propósito.

El servir nos ayuda a hacer a un lado nuestro ego, nos vuelve compasivos empáticos, y da sentidopropósito a nuestras vidas.

El ayudar y contribuir nos da sentido de utilidad y pertenencia.

Nos reconocemos útiles para un objetivo superior a nosotros mismos. Algo más grande que uno mismo. Algo que va más allá. Que nos sublima y nos hace trascender y dejar huella.

Algo con tantos beneficios como servir a los demás deberíamos hacerlo todos los días y a cada momento, ¿no? Sin duda nuestro mundo sería mejor.

Un par de apuntes sobre el Bienestar material y espiritual antes de terminar

No es lo mismo la gimnasia que la magnesia: Aclaración «ecológica» sobre el Bienestar material y espiritual

Es fundamental no confundir el Bienestar con el «placer» ni con la «felicidad».

El Bienestar, ya sea físico o espiritual, es algo con fundamentos profundos y sólidos. Algo de verdad, genuino.

El placer y la felicidad son sensaciones o sentimientos que no son malos en sí mismos, pero son fugaces y dependen de elementos externos.

El placer  es positivo y hasta saludable.

Sin embargo, puede ser utilizado para querer encubrir al dolor. Generalmente existe algún elemento físico o mental que lo produce, y en ese sentido puede crear una dependencia.

Es necesario tener cuidado de que no sea producido por elementos dañinos o «poco ecológicos» para nosotros mismos.

No es lo mismo obtener placer del alcohol que del ejercicio.

Además, hay que tomar en cuenta que los elementos que producen placer presentan lo que los economistas llaman «utilidad marginal decreciente».

Es decir, que cada vez producen menos placer. O puesto con otras palabras, cada vez se requieren cantidades mayores del elemento para generar la misma cantidad de placer que antes.

Puedes elegir elementos más ecológicos o positivos que te den placer: el ejercicio, la comida saludable, un vaso con agua bien fría, un café o té caliente, una buena lectura, sexo con tu pareja.

Puedes entrenar a tu mente para que ciertas actividades “ecológicas” se liguen directamente al placer.

Por otra parte, la felicidad es algo parecido pero diferente al placer.

Para empezar, se confunde cuando alguien dice que «es feliz». Más bien puedes «estar feliz» o no. Así como puedes «estar triste».

La felicidad se produce con sentimientos que existen y se presentan por situaciones de la vida y por la manera como respondes mentalmente a ellas.

Pero que no son tu vida.

Ocurren en tu vida. Tú eres algo mucho más profundo.

La felicidad va y viene; muchas veces ligada a eventos externos que, en parte importante, están fuera de tu control.

El nacimiento de un bebé, un triunfo, un reconocimiento, una opinión favorable, dinero que llega, etc.

En cambio, la paz interior y el Bienestar verdadero, a diferencia del placer y de la felicidad, puedes hacerlos perdurar. Están en tus manos.

Una excelente noticia: Círculos virtuosos para el Bienestar material y espiritual

En Having&Being creemos firmemente que el Bienestar genuino en uno de los aspectos de la vida, promueve el bienestar en los otros.

Es decir, se van generando círculos virtuosos.

En este sentido, no tienes que hacer todo a la vez.

Puedes empezar con comer mejor y hacer algo de ejercicio. Empezarás a dormir más profundamente. Poco a poco te sentirás y te verás mejor.

O puedes empezar con irte a la cama más temprano o hacerte un buen corte de pelo. O convencerte de no necesitas mucho dinero ni muchos gastos para tener bienestar, y así logras pagar deudas.

También puedes empezar «observando» tu mente, dándote cuenta de que tus pensamientos no te definen. Son sólo eso: pensamientos que vienen y van.

O puedes iniciar haciendo un servicio a los demás. Olvidándote por un momento de lo que tú crees que necesitas y mereces, y pensar en los otros. Cooperar con ellos. Dejar tu egocentrismo a un lado, y junto con él, tus aparentes problemas .

O deshaciéndote de un viejo y dañino vicio, y cambiarlo por un hábito saludable.

Conclusión sobre el Bienestar material y espiritual

Cualquier cosa de las que aquí hemos mencionado en relación al Bienestar que empieces a hacer, te acercará hacia una vida de todavía mayor Bienestar.

Esa es la buena noticia.

¡Hay muchos caminos para acceder al Bienestar!

En Having&Being te mostramos los que creemos más importantes y te decimos cómo obtenerlos.

¡Está en tus manos!

2 thoughts on “Bienestar material y espiritual

  1. roberto gonzález osuna dice:

    me gustaría recibir más material sobre estos temas gracias

    1. Having & Being dice:

      Claro que sí! Puede seguirnos en Twitter @HavingBeing, Facebook /HavingAndBeing, Instagram /HavingAndBeing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *